Balanced Scorecard

La metodología del Balanced Scorecard empieza con una estrategia bien definida y bien comunicada. Inmersas en la estrategia están las metas y los objetivos correspondientes a iniciativas que soportan la estrategia global, así como los patrones definidos para llegar desde el estado actual al deseado. Una vez que la estrategia y los detalles subyacentes han sido definidos, las organizaciones pueden mapear o relacionar las metas con los objetivos a través de las diferentes perspectivas definidas por la metodología, las cuales se mencionan a continuación:

  • Perspectiva Financiera: Esta perspectiva incluye todos los indicadores clave del desempeño financiero que conducen a la organización hacia el estado final deseado.

  • Perspectiva de Clientes: Esta perspectiva incluye todos los objetivos relacionados de alguna forma con los el cumplimiento de las expectativas de los clientes; tal como servicio a clientes, nivel de satisfacción, índice de retención y ventas cruzadas.

  • Perspectiva de procesos internos: Implica mejorar los procesos internos y las tecnologías que dan lugar a una mejor definición de los objetivos estratégicos.

  • Perspectiva de crecimiento y aprendizaje: Esta perspectiva examina de manera interna la percepción de los empleados para establecer nuevos planes y patrones de crecimiento que seguirán los empleados para apoyar al cumplimiento de la estrategia.

Stratego, la suite de planeación estratégica de Bitam, está certificada por el Balanced Scorecard Collaborative, lo que significa que cumple con todos los estándares funcionales definidos por los creadores de la metodología: el Dr. Robert Kaplan y Dr. David Norton; quienes definieron los tableros de control como las herramientas que ayudarían a las compañías a:

  • Esclarecer y actualizar presupuestos.
  • Identificar y alinear la acción con las iniciativas estratégicas.
  • Hacer revisiones periódicas del cumplimiento de objetivos para aprender y mejorar la estrategia.
  • Revisar el desempeño global.